Vocaciones

 

La Iglesia Ortodoxa sigue la tradición apostólica. Las Órdenes Mayores en la Iglesia Ortodoxa son el diaconado, el presbiterado y el episcopado, y están íntimamente relacionados con el Sacrificio Eucarístico. Se las administra delante del altar y durante la celebración de la Santa Misa. Existen presbíteros casados y otros que asumen VOLUNTARIAMENTE el celibato, los casados  son generalmente los párrocos y los célibes son monjes, se habla así de Clero Blanco y Clero Negro,

La vocación monástica: requiere sentir la llamada de Dios. Unas veces, resulta clara y transparente. Otras, las más, tienen que abrirse paso entre oscuridades, resistencias y lucha interior. Para lograr esta entrega, tenemos una Regla que debe cumplirse a cabalidad, en la estricta aplicación de la Regla a nuestra vida es que vamos realmente logrando la plenitud del monacato, la Regla además pretende organizar la vida del monasterio y hacer de él un lugar donde se busque a Dios, una casa de silencio y de paz, un taller para ejercitarse en la vida espiritual, donde la alabanza a Dios sea un trabajo y el trabajo se pueda realizar en clima de oración.